Eximente de alteraciones sensoriales

Portada » Eximentes » Eximente de alteraciones sensoriales

VITIUM Abogados es la mayor red en España de especialistas en derecho penal. En esta ocasión, ahondamos en el concepto de eximente por alteraciones sensoriales.

Eximente de alteraciones sensoriales

Cuando decimos que alguien es responsable del delito que ha cometido nos referimos a que dicha persona en primer lugar comprende lo que hace, y en segundo lugar decide voluntariamente hacerlo.

Sin embargo, en ocasiones las personas no alcanzan a comprender completamente lo que hacen o no pueden actuar conforme a dicho entendimiento porque su capacidad intelectual o volitiva está mermada. En esos casos hablamos de atenuantes de la responsabilidad penal.

Cuando la capacidad volitiva o intelectual para comprender y querer la conducta ejercida ya no está solamente mermada sino que está absolutamente anulada, hablamos de eximentes.

En el presente caso y dado que tocamos temas de alteraciones sensoriales, nos podríamos centrar en la sordomudez y la ceguera. Estas circunstancias que hoy día resulta difícil imaginarlas como eximentes, en el pasado encontraban explicación por el apartamiento social que estas personas padecían en tanto que se les ocultaba de la realidad jurídica y social, las cuales se les hacía difícil comprender. Sin embargo, en la actualidad estas personas están absolutamente integradas en la sociedad realizando una vida totalmente normal, al menos la mayoría de ellas, por lo que no podremos encontrar sentencias actuales valorando esta circunstancia ni como una mera atenuante.

Eximentes de responsabilidad penal

Nuestro código penal, en los artículos 19 y 20 enumera aquellas circunstancias que por su afectación directa y total sobre las capacidades volitivas y/o intelectivas de las personas, son consideradas eximentes de la responsabilidad penal. En este caso hablamos de la prevista en el artículo 20.3, esto es, alteraciones sensoriales que no les permitan comprender la ilicitud del hecho. En concreto el Art. 20.3° del CP reza: «El que, por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o desde la infancia, tenga alterada gravemente la conciencia de la realidad».

Eximente incompleta de alteraciones sensoriales

Hablamos de eximente incompleta en los casos en que si bien es cierto que se dan las circunstancias del artículo 20.3, se entiende que en ese caso concreto o bien las capacidades volitivas están intactas, si bien lo está la capacidad intelectual. Y es que su sordomudez o ceguera les pueda limitar (o más bien les limitaba en el pasado) el acceso a la información sobre la antijuricidad de las acciones, por lo que podría entenderse mermada su capacidad intelectiva. Hablamos siempre de personas con esta deficiencia adquirida desde el nacimiento.

También se valora la posibilidad de que personas que social y culturalmente residen toda su vida alejadas de la sociedad y la cultura de un país, (por haber nacido y vivido en un lugar remoto respecto de la sociedad) podría tener mermadas sus capacidades por no conocer los principios y valores de la sociedad y sistema judicial.

Circunstancias eximentes sobre la pena

La estimación de una eximente llevaría, por su propia naturaleza, a la absolución del acusado sin perjuicio de que se pueda imponer alguna medida de seguridad.

En caso de que se estime que la eximente es incompleta, como aquí sería el caso hoy día, se deja a criterio del tribunal bajar la condena 1 o 2 grados en función de los requisitos que falten y las circunstancias personales del autor, (artículo 68 del Código Penal). Habría que valorar pues los recursos educativos de que ha dispuesto esta persona para formar su inteligencia desde pequeño, pues no podemos olvidar que en ocasiones estas personas han sido aisladas y apartadas de la sociedad no teniendo acceso a la formación.

Más difícil resulta aplicar la ceguera como una eximente o siquiera hoy día con una mera atenuante dado que el acceso a la formación y a la educación y sobre todo a la comunicación hoy día es prácticamente plena. De hecho no conocemos ninguna sentencia que la haya aplicado alguna vez.

Responsabilidad civil en las eximentes de alteraciones sensoriales

Como nos recuerda nuestro artículo 118 del código penal las personas autoras de hechos criminales, exentas de responsabilidad penal por la apreciación de una eximente, han de responder civilmente del daño causado.


En VITIUM Abogados somos los mayores especialistas en derecho penal de España.

Puede hablar con nosotros llamando al 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@penal.legal

Además, puede contactarnos de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen


Estamos seguros de que también pueden interesarle estos otros apartados de nuestra web: