Derecho Penal » Agravantes del código penal español » Agravante de Disfraz

SuperAbogado es la mayor red en España de abogados penalistas. En esta ocasión tratamos el concepto de agravante de disfraz.

Agravante de disfraz

Agravante genérica del artículo 22.2 del código penal. Como el resto de agravantes, supone el que se aplique la condena prevista para el tipo penal en su mitad superior.

El código penal no establece una definición legal de lo que debe entenderse por disfraz y por tanto hemos de remitirnos a lo que la jurisprudencia ha venido delimitando entre lo que se considera disfraz y lo que no.

Atendiendo a lo que dice nuestro Tribunal Supremo en sentencia de 7 de marzo de 2017 podríamos entender que disfraz es: «cualquier ocultación o desfiguración del rostro o facciones, de la apariencia exterior o de la indumentaria habitual del sujeto activo, constituye disfraz, siendo la ratio essendi de la agravación, en unas ocasiones las mayores facilidades comisivas al poderse aproximar el ofendido sin despertar sospechas o recelos logrando su desprevenimiento y, en otras, las más, al haber conseguido el culpable no ser reconocido e identificado, es decir, bien una mayor facilidad en la ejecución bien una más segura impunidad, siendo la primera finalidad pretendida en las menos de las veces y en las más de las ocasiones la segunda.

 Las razones de política criminal por las que se decidió incluir el disfraz como agravante versan por un lado por la especial apariencia intimidatoria de la persona que utiliza el disfraz, y por otro, por el mayor reproche penal que merece la persona que actúa imposibilitando o dificultando la identificación del criminal.

Requisitos para considerar disfraz como agravante

1.- Objetivo: se ha de utilizar cualquier medio o instrumento que distorsione el rostro y habitual de la persona. Se han estimado como disfraces objetivamente constitutivos de agravante, el uso de pasamontañas, cascos, medias, bufandas etc. aun cuando el sujeto ha podido ser reconocido por su voz, o por algunos rasgos de su rostro como las orejas o los ojos.

2.- Subjetivo: la intencionalidad del autor es la de impedir la identificación de su rostro.

3.- Cronológico: la utilización del disfraz se ha de hacer durante la comisión del hecho delictivo y de manera continuada no siendo un agravante si se utiliza con posterioridad a la ejecución del acto criminal. Resulta irrelevante que el sujeto activo se despoje del disfraz una vez concluido el hecho criminal, en plena huida.

Comunicabilidad del agravante de disfraz

En el caso de que sean varios los autores del hecho criminal actuando conjuntamente, y dado que el uso del disfraz por parte de uno solo beneficia a éste, se ha entendido por parte del Tribunal Supremo que esta agravante no es comunicarle al resto de participantes que no usaron el mismo.

Inaplicabilidad en infracciones incompatibles

Nuestro Tribunal Supremo en famosa sentencia de 1999 determinó que la agravante de disfraz no sería aplicable a casos de concurrencia de delitos, a aquellos delitos que no sean contra las personas. Así por ejemplo en el caso de un robo con intimidación por uso de arma en concurso con la tenencia lícita de armas, el agravante de disfraz sólo se aplicaría al robo pero no a la tenencia ilícita dado que este es un delito de mera actividad que tiene una naturaleza formal.

Ejemplos de sentencias que aplican el agravante de disfraz.

Haga click aquí, para estudiar jurisprudencia donde se aplica este agravante tan particular.


Si le preocupa algún caso penal, esté relacionado con el agravante de disfraz o no, en SuperAbogado somos los mayores especialistas en derecho penal de España.

Puede hablar con nosotros llamando al 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@super.abogado

 


Estamos seguros de que también pueden interesarle estos otros apartados de nuestra web: